Reciba el Boletin de noticias de la inocuidad de los alimentos directo a su bandeja de entrada cada semana.

Vie, Jun 21, 2024

Los científicos revisan las herramientas de alerta temprana para la seguridad alimentaria

Image

 

 

Una revisión reciente destaca cómo la tecnología, como la inteligencia artificial, el big data y el Internet de las cosas, puede mejorar los sistemas de alerta temprana y de identificación de riesgos en la seguridad alimentaria. Financiada por la FAO y publicada en Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, la revisión aborda la necesidad de colaboración entre autoridades nacionales, organizaciones internacionales y el sector privado para superar barreras como la falta de infraestructura y la ciberseguridad. Recomienda la armonización de formatos de datos y colaboración en el desarrollo de herramientas para una gestión eficiente de la seguridad alimentaria. A continuación, la nota completa

 

Una revisión reciente evaluó cómo la tecnología puede desempeñar un papel en los sistemas de alerta temprana y de identificación de riesgos emergentes.

La revisión cubre las aplicaciones existentes de inteligencia artificial, big data e Internet de las cosas (IoT) en el desarrollo de herramientas y métodos emergentes de alerta temprana y de identificación de riesgos para la inocuidad de los alimentos. La información proviene de 40 estudios originales y 57 revisiones publicadas entre 2013 y 2022.

Es importante que las autoridades nacionales y las organizaciones internacionales puedan identificar los riesgos emergentes para la inocuidad de los alimentos y proporcionar señales de alerta temprana. El uso de la IA para la vigilancia de la seguridad alimentaria y el seguimiento de fuentes de peligros permite la identificación de puntos y procesos críticos que son susceptibles a la introducción de contaminantes en la cadena de suministro.

El estudio, que recibió financiación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), fue publicado en la revista Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety.

Según los científicos, la inteligencia artificial, la IoT y los macrodatos tienen potencial como herramientas para apoyar una gestión eficiente y eficaz de la seguridad alimentaria por parte de los sectores público y privado.

Los nuevos desafíos incluyen la creciente complejidad del suministro de alimentos, el cambio climático, el comercio internacional de alimentos, las nuevas fuentes y tecnologías de alimentos y la economía circular.

Hay muchos sistemas de alerta temprana y seguimiento en funcionamiento. Se puede integrar información de diferentes sistemas para hacer mejores predicciones.

Barreras para la adopción

La implementación puede resultar desafiante, particularmente para los países de ingresos bajos y medianos debido a la baja conectividad y disponibilidad de datos. Se necesita infraestructura adecuada y personal capacitado para recopilar datos de seguimiento. La información obtenida a través de canales como las redes sociales y el crowdsourcing debe procesarse con precaución, ya que no hay garantías sobre la calidad de los datos. También es necesario garantizar una ciberseguridad sólida.

Estos problemas pueden superarse mejorando la capacidad de las autoridades nacionales y mejorando su colaboración con el sector privado y las agencias internacionales, según el estudio.

El costo puede actuar como una barrera para la adopción. Otros desafíos relacionados con la IoT son el alto consumo de energía y la incompatibilidad de diferentes conjuntos de datos.

Los científicos hicieron varias recomendaciones para promover el uso de la inteligencia artificial y los macrodatos en la alerta temprana y la identificación de riesgos alimentarios emergentes. Las organizaciones internacionales pueden ayudar a facilitar el intercambio de datos y la colaboración entre países, mediante la armonización de los formatos de datos y los métodos de recopilación y el establecimiento de plataformas y bases de datos.

Las autoridades nacionales deben compartir datos y colaborar con otras agencias nacionales, fomentando la generación y el intercambio de datos dentro del sector privado. Deberían priorizar la creación de infraestructuras adecuadas de TIC, comunicaciones móviles y conectividad y un entorno propicio con legislación adecuada sobre datos de seguridad alimentaria y protección de datos.

Se debe alentar al sector privado a permitir la apertura de datos para uso público. También deberían desarrollar conjuntamente las herramientas para identificar señales de alerta temprana y riesgos emergentes para la inocuidad de los alimentos.

Fuente foodsafetynews.com

20 mar 2024

Otras noticias

Image
Image