Reciba el Boletin de noticias de la inocuidad de los alimentos directo a su bandeja de entrada cada semana.

Mar, Abr 16, 2024

B.I.F.E.: pioneros en la bioingeniería para un futuro sostenible

Image

El proyecto B.I.F.E. (Bio Ingeniería en la Fabricación de Elaborados) de Laboratorios Craveri busca revolucionar la producción de alimentos con carne cultivada, representando un avance significativo en la bioingeniería alimentaria hacia un futuro sostenible. La carne cultivada, producida mediante técnicas de cultivo celular, ofrece una alternativa ética y ambientalmente amigable a la carne convencional, con ventajas nutricionales y ambientales notables, como reducciones significativas en el consumo de recursos y emisiones de gases de efecto invernadero. A pesar de los desafíos de implementación a gran escala, B.I.F.E. promete ser una solución prometedora para abordar la creciente demanda de alimentos y los desafíos ambientales asociados con la producción tradicional de carne, marcando el inicio de una nueva era en la industria alimentaria hacia la sustentabilidad y la salud pública. La nota completa a continuación.

En el escenario actual de la bioingeniería aplicada a la alimentación, se vislumbra un avance significativo en la producción de alimentos sustentables, destacándose la iniciativa de Laboratorios Craveri con su proyecto B.I.F.E. (Bio Ingeniería en la Fabricación de Elaborados).

Este proyecto revolucionario busca desarrollar carne mediante técnicas de cultivo celular, una estrategia que se posiciona en la intersección de las ciencias de la salud y la producción alimentaria. Su enfoque principal es el desarrollo de productos alimenticios de origen animal, sin el requerimiento del sacrificio animal, lo cual representa un hito en la industria alimentaria y un paso adelante en la preservación de la salud pública y el cuidado del medio ambiente.

La agricultura celular, fundamento de B.I.F.E., se erige como una solución prometedora ante la creciente demanda de alimentos y el desafío de alimentar a una población mundial proyectada en 9 mil millones para el año 2050. Este método innovador no solo permite la producción de carne libre de los aspectos éticos y ambientales asociados a la ganadería tradicional, sino que también promete ser una alternativa saludable y sustentable. La carne cultivada presenta ventajas nutricionales significativas, incluyendo una menor incidencia de enfermedades de origen animal y la posibilidad de controlar el contenido graso, ofreciendo así un producto magro y nutritivo.

Desde el punto de vista ambiental, los beneficios son igualmente notorios. La agricultura celular requiere significativamente menos energía, tierra y agua en comparación con la producción convencional de carne. Además, promete una reducción drástica en la emisión de gases de efecto invernadero, abordando así uno de los mayores desafíos del cambio climático. La División Bioingeniería de Laboratorios Craveri destaca en este ámbito como la única planta habilitada por el INCUCAI para realizar preparaciones celulares con un grado importante de manipulación, situándose a la vanguardia de la tecnología aplicada a la bioingeniería alimentaria.

El proceso de producción de la carne cultivada se inicia con la recolección de células animales, seguido por el cultivo de células satélite, que luego se estimulan para formar fibras de tejido muscular. Este proceso se apoya en un medio de cultivo rico en nutrientes esenciales y una matriz tridimensional que simula el entorno natural del músculo. La eficiencia de este bioproceso se evidencia en los significativos ahorros de recursos, con reducciones de hasta el 45% en energía, 99% en uso de terreno, 96% en gases de efecto invernadero y 96% en consumo de agua.

La agricultura celular, fundamento de B.I.F.E., se erige como una solución prometedora ante la creciente demanda de alimentos y el desafío de alimentar a una población mundial proyectada en 9 mil millones para el año 2050

A pesar de los avances y las promesas de la agricultura celular, su implementación a gran escala presenta desafíos, principalmente relacionados con la escala de producción necesaria para satisfacer la demanda global. Sin embargo, la carne cultivada no busca reemplazar por completo el consumo de carne convencional, sino complementarlo, ofreciendo una alternativa sostenible y ética a la producción de alimentos de origen animal.

La iniciativa B.I.F.E. de Laboratorios Craveri representa un avance significativo en el campo de la bioingeniería alimentaria. Con su enfoque en la producción sustentable y ética de carne mediante técnicas de cultivo celular, este proyecto no solo aborda los desafíos ambientales y de salud pública asociados con la producción tradicional de carne, sino que también ofrece una visión hacia el futuro de la alimentación mundial. La carne cultivada emerge como una solución viable y prometedora, marcando el comienzo de una nueva era en la industria alimentaria, donde la sustentabilidad, la nutrición y el cuidado del medio ambiente convergen en armonía.

Fuente: reporteasia.com

15 feb24

Otras noticias

Image
Image